mayo 3, 2020 Por Ane Goñi Salaverri 0

Todos los usos del plátano en cocina

Los plátanos son una de las frutas más populares para comer en el momento en que se incorporan a los productos horneados. Las recetas incluyen plátanos en rodajas, puré de plátanos, plátanos en cubitos e incluso plátanos enteros, así que a veces es difícil saber cuántos plátanos se necesitan. Afortunadamente, hay algunas medidas equivalentes simples que puedes usar para ayudarte la próxima vez que compres bananas para una receta. Pero, si tienes dudas sobre la cantidad, compra un par de bananas extra; siempre puedes congelarlas si no se necesitan en la receta.

Una cosa a tener en cuenta es el tamaño de los plátanos, ya que algunas recetas hacen referencia al tamaño, como por ejemplo «dos plátanos pequeños».

Conversión de libras a cantidades


Algunas recetas especificarán cuántos gramos de bananas necesitas, pero si usas bananas del frutero de la mesa de la cocina, y no tienes una balanza de cocina, entonces probablemente no sabes plátanos habrá en un kilo. POr eso, apunta estas cantidades:

400 gramos = 3 bananas medianas
400 gramos = 4 bananas pequeñas
400 gramos = 2 a 2 1/2 tazas cortadas
400 gramos = 1 1/3 tazas de puré
400 gramos = 4 1/2 tazas de rodajas

Convierte las cantidades en tazas


Ya sea que estés haciendo una ensalada de frutas o un pan de banana, estas recetas pueden requerir bananas enteras o las medidas en tazas. Una vez que te familiarices con las conversiones, te sentirás confiado con cualquier receta de banana en el futuro.

1 banana mediana = 2/3 de taza de bananas rebanadas
2 plátanos medianos = 1 taza de plátanos cortados en dados
3 plátanos medianos = 1 taza de puré de plátanos
2 plátanos medianos = 1/2 a 1 cucharadita de extracto de plátano

Sustituciones


No puedes hacer pudín de plátano o pan de plátano sin plátanos. Sin embargo, si no te gustan los plátanos, eres alérgico a ellos, o no tienes tiempo de ir a la tienda, hay algunas sustituciones que puedes hacer para tus recetas con plátano.

El puré de manzana (comprado en la tienda o hecho en casa) puede sustituir al plátano en los productos horneados. Sustituye un plátano por media taza de puré de manzana, pero no uses más de una taza de puré de manzana porque la mezcla estará demasiado húmeda.

Las claras de huevo (o un huevo entero) también pueden sustituir a un plátano en algunos productos horneados.
La calabaza enlatada y el tofu sedoso también funcionan como sustitutos del plátano en algunas recetas, aunque es posible que tengas que añadir edulcorante.

El yogur natural puede funcionar en algunas recetas, pero si la receta requiere vinagre o jugo de limón, elije otro sustituto.
El puré de batata cocido funciona como sustituto del plátano en las recetas de avena al horno, y buenos sustitutos del plátano en los batidos son la calabaza en lata, el mango, el aguacate y el yogur congelado.

Uso de los plátanos como sustitutos

Los plátanos pueden utilizarse como sustitutos de otros ingredientes en productos de panadería. Los vegetarianos, en particular, suelen utilizarlos como sustituto de los huevos. Un plátano maduro sustituye a un huevo en una receta de pastel: el plátano le dará sabor al pastel, así que sólo se usan cuando complementan los otros ingredientes. Puede que se necesite más levadura.

Los plátanos también pueden ser un sustituto de la mantequilla y el aceite en las recetas. Si usa los plátanos como mantequilla, reemplázalos en cantidades iguales. Puedes sustituir 3/4 de taza de puré de plátano por 1 taza de aceite en productos horneados como panecillos, pasteles y pan, pero necesitarás usar una harina baja en gluten y reducir el tiempo de horneado.

Congelación

Mantener una reserva de rodajas de plátano en el congelador significa que siempre tendrás la cantidad justa de plátano para hornear, salsas y batidos, haciendo innecesarias las sustituciones. Congelar los plátanos es un proceso simple, pero deben ser congelados en su punto de madurez. Comienza pelando los plátanos, y luego corta cada plátano en rebanadas de aproximadamente 3/4 de pulgada de grosor. Extiende las rodajas de plátano en una sola capa en una bandeja para galletas; las rodajas no deben tocarse. Congelarlos de esta manera significa que no se agruparán todos, y podrás quitar sólo las rebanadas que necesites.

Congélalas durante una hora o más y pásalas a bolsas de plástico o a recipientes que hayan sido etiquetados y fechados; luego devuélvelas al congelador.