mayo 2, 2020 Por Ane Goñi Salaverri 1

Trucos para congelar huevos.

Los huevos aguantan bastante tiempo en el refrigerador, hasta cinco semanas o más si estaban particularmente frescos cuando los compraste. Sin embargo, si te quedas con más huevos de los que necesitas en un mes o más, congelarlos es una gran opción.

Puedes congelar huevos enteros, yemas o claras. Según tus necesidades, puedes decidir separar los huevos para congelarlos: Esto te da más flexibilidad y siempre puedes volver a mezclar las partes del huevo una vez que los hayas descongelado si tu receta requiere huevos enteros en lugar de partes separadas.

Cómo congelar huevos enteros.


Separar los huevos

Congelar huevos enteros es simple. Necesitarás un tazón, bandejas de cubitos de hielo, una batidora y, por supuesto, tus huevos. Luego sigue estas simples instrucciones para congelar los huevos:

  1. Abre las cáscaras y deja caer los huevos en un tazón.
  2. Bate suavemente las claras y las yemas hasta que estén apenas mezcladas. Asegúrate de no introducir más que un poco de aire en la mezcla.
  3. Vierte la mezcla de huevos batidos en la bandeja de cubitos de hielo. Esto permite congelar porciones de aproximadamente medio huevo.
  4. Coloca la bandeja o bandejas de cubitos de hielo en el congelador hasta que los huevos se congelen. Una vez que los «cubos» de huevo estén duros, sácalos de la bandeja y guárdalos en una bolsa de plástico con cierre.

Lamentablemente, no se pueden congelar los huevos en la cáscara, y no se pueden congelar con las yemas intactas. Por lo tanto, no puedes usar tus huevos congelados para hacer el el desayuno con los huevos al sol. Sin embargo, puedes usarlos para prácticamente cualquier otra receta, incluyendo tortillas y huevos revueltos.

Cómo congelar los huevos separados

Separar los huevos

Yemas de huevo congeladas.
Congelar las yemas de huevo es un poco más difícil ya que las yemas de huevo por sí mismas tienen una tendencia a espesarse. Puedes usar azúcar o sal para prevenir este problema.

  • Abre las cáscaras y separa las yemas de los huevos. Deja caer las yemas en un tazón.
  • Bate suavemente las yemas hasta que estén líquidas.
  • Si las yemas se van a usar en platos salados, añade media cucharadita de sal por cada taza de yemas.
  • Si planeas usar los huevos en recetas de postres, añade 1 1/2 cucharadita de azúcar por cada taza de yemas.
  • Congela las yemas en una bandeja de cubitos de hielo, como hiciste con los huevos enteros.
  • Un cubo es el equivalente a dos yemas de huevo.

Congelación de claras de huevo.


Congelar las claras de huevo, por otro lado, es aún más simple: Una vez separados los huevos, simplemente vierte las claras en una bandeja de cubitos de hielo.

Un cubito es el equivalente a una clara de huevo.

Cómo aprovechar los huevos congelados
Los huevos congelados de esta manera se mantendrán en tu congelador durante un año. Cuando tengas una receta que requiera huevos, simplemente saca la cantidad justa de cubos de huevo del congelador, usando las pautas descritas anteriormente y déjalos descongelarse en el refrigerador por un día antes de usarlos.