marzo 8, 2021 Por Ane Goñi Salaverri 0

Sopa Mexicana de Camote

Tiempo de preparación:

  • Total: 40 minutos
  • Preparación: 10 minutos
  • Cocinado: 30 minutos
  • Raciones: 2 a 4 Raciones

Acerca de esta receta:

Los boniatos en México vienen tanto en el tipo de carne blanca con piel morada como en la variedad naranja más común en Estados Unidos. En México, lo más probable es que este plato casero pero elegante se sirva como primer plato de una cena algo elegante (piensa en las fiestas de diciembre o en el Día de la Madre), pero también sería perfecto para comer en cualquier momento del otoño o del invierno, quizá acompañado de empanadas de carne picada, quesadillas o sándwiches de queso a la parrilla. También funciona de maravilla en pequeñas porciones como plato de entrada en Acción de Gracias. Los boniatos, al igual que otras patatas (con las que sólo tienen un parentesco lejano), son originarios de América y son populares en muchos países de América Latina y del mundo. Sopas similares a ésta se disfrutan en varias regiones de nuestro planeta; lo que hace especial a esta versión es el uso de la hierba epazote, que imparte un inconfundible sabor rústico mexicano al plato. ¡No sólo para Acción de Gracias! Encuentra, almacena y utiliza los boniatos todo el año
 Ingredientes:

2 boniatos medianos 3 tazas de caldo de pollo (casero, de bote, o hecho con cubitos de caldo, polvo y pasta) 1/4 de cebolla pequeña 1 diente de ajo fresco 2 cucharadas de mantequilla (no margarina) 1/2 taza de leche 1 ramita de epazote fresco (finamente picado, o 1/2 cucharadita de epazote seco) Sal al gusto Guarnición: perejil seco o epazote seco adicional

Instrucciones paso a paso para esta receta de Sopa Mexicana de Camote

Reúne los ingredientes. En una bolsa de plástico grande, mezcla todos los ingredientes de la marinada: jengibre, ajo, cebolla verde, sal, azúcar, salsa de soja ligera, salsa de soja oscura, vino de arroz, polvo de cinco especias y chenpi. Añade el pato a la bolsa de marinado y déjalo marinar durante una noche o 24 horas antes de cocinarlo. Cuando esté listo para cocinar, prepara el glaseado. En un cazo pequeño, añade la maltosa, el vinagre de arroz y el agua. Lleva a ebullición y asegúrate de que está completamente combinado. Retira del fuego. En una olla, pon a hervir de 2 a 3 litros de agua. Esta agua se verterá sobre el pato crudo para que la piel quede más crujiente. Rellena el pato con una botella de vino y colócalo en un fregadero limpio. Coge un cazo y vierte agua hervida sobre el pato. Asegúrate de verter el agua caliente sobre cada parte del pato. Ten mucho cuidado cuando hagas este procedimiento para no escaldarte. Una vez hecho esto, deja que el pato se seque. Cuando el pato se haya secado, utiliza un cepillo para aplicar el agua de maltosa y vinagre en cada centímetro de la piel del pato y déjalo secar. Repite este procedimiento tres o cuatro veces. Precalienta el horno a 220º C. Coloca el pato en una rejilla para asar. Perfora la naranja unas cuantas veces y luego rellénala en el pato y asa el pato durante 35 minutos. A continuación, baja la temperatura del horno a 180 C (355 F) y ásalo otros 20 minutos. Dale la vuelta al pato unas cuantas veces para obtener mejores resultados. Asegúrate también de rociar el pato con el agua de maltosa al menos un par de veces durante la cocción. Saca el pato del horno y déjalo reposar durante 10 minutos. Colócalo en una tabla de cortar y córtalo en trozos del tamaño de un bocado. ¡Sirve y disfruta!

 

Tenga cuidado al mezclar ingredientes calientes.