Receta de sopa de guisantes y jamón
marzo 8, 2021 Por Ane Goñi Salaverri 0

Receta de sopa de guisantes y jamón

Tiempo de preparación:

  • Total: 100 minutos
  • Preparación: 10 minutos
  • Cocinado: 90 minutos
  • Raciones: 6 Raciones

Acerca de esta receta:

La sopa de guisantes y jamón es un plato clásico de invierno, ideal para entrar en calor en un día frío. Basta con hervir unos huesos de jamón o un jarrete pequeño con guisantes verdes secos, unas cuantas verduras y hierbas, ¡así de fácil! La sopa de guisantes y jamón es abundante, deliciosa y barata, lo que la convierte en una opción popular para la gente con poco presupuesto. Sirve esta sopa con pan de masa agria y una buena mantequilla para una comida sencilla pero saciante, o como primer plato de una comida más elaborada. La sopa de guisantes y jamón se conserva bien en la nevera durante tres o cuatro días. Se espesará considerablemente con el tiempo, así que basta con añadir más agua y mezclar bien para combinarla cada vez que la recalientes.
 Ingredientes:

2 tazas de guisantes verdes secos 18 onzas (500 gramos) de huesos de jamón (o tocino) o jarrete ahumado 1 galón de agua 1 hoja de laurel 1 cebolla 1 zanahoria 1 rama de apio 1 diente de ajo Sal y pimienta al gusto

Instrucciones paso a paso para esta Receta de sopa de guisantes y jamón

Reúne los ingredientes. Lava los guisantes secos, desechando cualquier arenilla o guisante de aspecto extraño. Enjuaga el jarrete. Coloca el agua, los guisantes y el jarrete en una olla grande. Añade la hoja de laurel, la cebolla, la zanahoria en rama, el apio y el ajo. Lleva a ebullición y luego baja a fuego lento durante 90 minutos. Retira la espuma que sube a la superficie cada 20 minutos y deséchala. Rellena la sopa con media taza más de agua si lo deseas. Después de 90 minutos, retira el jarrete, desecha la piel y corta la carne en trozos grandes antes de devolverla a la olla. (Si utilizas huesos de jamón, ignora este paso.) Prueba la sopa y añade sal y pimienta al gusto antes de servirla.

 

Consejos. Este plato no puede cocinarse demasiado, así que no te preocupes demasiado por los tiempos de cocción. Simplemente añade más agua si la sopa parece demasiado espesa. El jamón añadirá mucho sabor a la sopa, por lo que es probable que necesites menos sal de lo normal. Prueba primero con media cucharadita y prueba antes de añadir más. Puedes batir ligeramente la sopa con una batidora de inmersión o de varillas (retira primero la carne y los huesos) para conseguir una textura más suave. Si no quieres licuar la sopa, puedes retirar la zanahoria y el apio antes de servirla.