marzo 8, 2021 Por Ane Goñi Salaverri 0

Receta de Risotto de Setas

Tiempo de preparación:

  • Total: 40 minutos
  • Preparación: 10 minutos
  • Cocinado: 30 minutos
  • Raciones: 6 a 8 Raciones

Acerca de esta receta:

Esta receta de risotto de setas es una de las variaciones más deliciosas de la receta básica de risotto. La verdadera magia viene de utilizar caldo de setas, pero se puede sustituir por caldo de verduras. Puede encontrar el caldo base de setas en el supermercado o en Internet. También puedes hacerlo tú mismo cociendo a fuego lento las setas, con o sin apio, zanahoria y cebolla. El método del risotto es una técnica que consiste en remover el caldo caliente en el arroz sin cocer, cucharón a cucharón, y cocerlo lentamente mientras se absorbe el caldo. Así se liberan los almidones del arroz y se consigue un plato cremoso y aterciopelado sin necesidad de utilizar nata. La elaboración del risotto es un proceso que requiere mucho tiempo, pero si se hace bien, se obtendrá un plato maravilloso.
 Ingredientes:

1 litro de caldo de champiñones (o caldo de verduras o de pollo) 4 cucharadas de mantequilla sin sal (divididas) 1 taza de champiñones frescos (cortados en rodajas) 1 cucharada de aceite vegetal 1 chalota mediana (picada, aproximadamente 1/2 taza, o sustituirla por una cebolla pequeña) 1 1/2 tazas de arroz arborio 1/2 taza de vino blanco 1/4 taza de queso parmesano (rallado) 1 cucharada de perejil italiano (picado) Sal Kosher (al gusto)

Instrucciones paso a paso para esta receta de Receta de Risotto de Setas

Reúne los ingredientes Calienta el caldo a fuego lento en una cacerola mediana, luego baja el fuego para que el caldo sólo se mantenga caliente Derrite 1 cucharada de mantequilla en una sartén y saltea los champiñones cortados en rodajas hasta que estén blandos. Retíralos del fuego y resérvalos En una cacerola grande de fondo grueso, calienta el aceite y 1 cucharada de mantequilla a fuego medio. Cuando la mantequilla se haya derretido, añade la chalota o la cebolla picada. Saltéala durante 2 ó 3 minutos o hasta que esté ligeramente translúcida. Añade el arroz a la cacerola y remuévelo enérgicamente con una cuchara de madera para que los granos se cubran con el aceite y la mantequilla derretida. Rehoga durante un minuto más, hasta que haya un ligero aroma a nuez, pero no dejes que el arroz se vuelva marrón Añade el vino y cocina sin dejar de remover hasta que el líquido se haya absorbido por completo Añade un cucharón de caldo caliente al arroz y remueve hasta que el líquido se haya absorbido por completo. Cuando el arroz esté casi seco, añade otro cazo de caldo y repite el proceso Nota: Es importante remover constantemente para evitar que se queme, sobre todo mientras se absorbe el caldo caliente, y añadir el siguiente cazo en cuanto el arroz esté casi seco Sigue añadiendo cazos de caldo caliente y removiendo el arroz mientras se absorbe el líquido. A medida que se vaya cocinando, verás que el arroz adquiere una consistencia cremosa al empezar a soltar sus almidones naturales. Sigue añadiendo caldo, un cazo cada vez, durante 20 ó 30 minutos o hasta que los granos estén tiernos, pero todavía firmes al morderlos, sin que estén crujientes. Cuando te queden los últimos cazos de caldo, añade las setas cocidas. Si te quedas sin caldo y el risotto aún no está hecho, puedes terminar la cocción con agua caliente. Sólo tienes que añadir el agua como hiciste con el caldo, un cucharón cada vez, removiendo mientras se absorbe Añade las 2 cucharadas de mantequilla restantes, el queso parmesano y el perejil, y sazona al gusto con sal kosher ¡Sirve y disfruta!

 

Consejo. El risotto se vuelve glutinoso si se mantiene demasiado tiempo, por lo que debe servirse enseguida. Un risotto bien cocinado debe formar un montículo suave y cremoso en el plato. No debe correr por el plato, ni ser rígido o pegajoso.