Receta de magdalenas veganas de manzana y plátano sin grasa
febrero 6, 2021 Por Ane Goñi Salaverri 0

Receta de magdalenas veganas de manzana y plátano sin grasa

Tiempo de preparación:

  • Total: 45 minutos
  • Preparación: 10 minutos
  • Cocinado: 35 minutos
  • Raciones: 1 dozen muffins (12 Raciones)

Acerca de esta receta:

Cuando piensas en magdalenas, probablemente no te venga a la cabeza la palabra «saludable». ¡Pero puedes tener tus magdalenas de manzana y plátano y comerlas también! Esta receta de magdalenas veganas sin grasa obtiene mucha humedad -y fibra saludable- del zumo de manzana y la fruta, por lo que no es necesario utilizar margarina o aceite, que añaden grasa y calorías. Mientras que algunas magdalenas veganas se quedan planas y son más densas e insípidas que deliciosas, estas magdalenas no escatiman en sabor ni hacen que eches de menos los lácteos y los huevos. Si buscas magdalenas de manzana y plátano que sean sanas y veganas, ésta es una buena opción. Incluso los no veganos estarán de acuerdo en que no faltan sabores en estas magdalenas. Mientras esperas a que se horneen las magdalenas, sírvete un buen vaso de leche no láctea para disfrutar de un desayuno o merienda ligeros. Y luego, ¡a comer!
 Ingredientes:

2 tazas de harina 4 cucharaditas de levadura en polvo 1/2 cucharadita de canela 1/2 taza de azúcar 1 1/2 tazas de zumo de manzana 1 manzana (cortada en dados) 2 plátanos (maduros y triturados)

Instrucciones paso a paso para esta Receta de magdalenas veganas de manzana y plátano sin grasa

Reunir los ingredientes Precalentar el horno a 160 ºC y engrasar ligeramente un molde para magdalenas En un bol grande, Mezclar la harina, la levadura en polvo, la canela y el azúcar Añadir el zumo de manzana, la manzana y el plátano machacado y mezclar bien Verter la masa en el molde para magdalenas, llenando cada taza unos 23 de su capacidad Hornear durante 35 a 45 minutos, o hasta que las magdalenas suban y estén doradas.

Consejos. La temperatura del horno puede variar. Comprueba periódicamente los panecillos con un palillo para asegurarte de que no se cuecen poco o demasiado. Tamizar la harina antes de añadirla al bol te ayudará a conseguir magdalenas esponjosas, en lugar de duras y chiclosas.