Receta de macarrones con queso de Pascua
enero 18, 2021 Por Ane Goñi Salaverri 0

Receta de macarrones con queso de Pascua

Tiempo de preparación:

  • Total: 50 minutos
  • Preparación: 5 minutos
  • Cocinado: 45 minutos
  • Raciones: 4-6 Raciones

Acerca de esta receta:

Sencilla -como deberían ser todas las recetas de Pascua-, a tus hijos les encantará esta versión de los macarrones con queso para Pascua. La leche, la crema agria y el queso cheddar se mezclan para crear una salsa cremosa que abraza muy bien el farfel, dejándole un plato fabulosamente delicioso.
 Ingredientes:

3 tazas de farfel de matzá 2 tazas de leche 1 1/2 tazas de crema agria 8 onzas/2 tazas de queso cheddar (rallado, más el que sobre para la parte superior de la cazuela) 6 cucharadas de mantequilla sin sal (derretida) 3 huevos grandes (batidos) 1/4 cucharadita de sal 1/4 cucharadita de pimienta

Instrucciones paso a paso para esta Receta de macarrones con queso de Pascua

Reúne los ingredientes. Precalienta el horno a 180º C. Unta con mantequilla una cazuela o fuente de horno de 2 cuartos. En un bol grande, mezcla el matzo farfel, la leche, la crema agria, el queso, la mantequilla derretida, los huevos, la sal y la pimienta. Vierte la mezcla en la fuente de horno preparada. Tapa con papel de aluminio y hornea en el horno precalentado durante 30 minutos. Destapa y hornea de 20 a 25 minutos más, o hasta que la cazuela esté cuajada y dorada. Si lo deseas, espolvorea la parte superior de la cazuela con más queso durante los últimos 5 a 10 minutos de horneado. Sirve caliente y disfruta.

Consejos. Recuerda que a los niños pequeños, sobre todo a los quisquillosos, les puede costar adaptarse a los alimentos especiales de las fiestas de Pascua. Si tus hijos adoran los macarrones con queso, pero están acostumbrados a una receta o marca concreta, quizá debas pensártelo dos veces antes de llamar a este plato por el mismo nombre. Aunque adoren los macarrones, el queso y los huevos, crear una expectativa sobre una comida favorita -y luego presentar algo que no se parece ni sabe a lo que están acostumbrados- podría ser contraproducente. Inventa un nombre, aunque sea tonto (¿alguien quiere nubes de matzá con queso esponjoso?) que destaque los ingredientes que les gustan, y las probabilidades de que lo engullan serán mucho mayores. Hazlo una comida: Este es un plato rico y casero, así que sírvelo con acompañamientos que añadan algo de color y textura a la comida. Empieza con un cuenco de sopa de zanahoria, manzana y apio asados, y sirve los «macarrones con queso» con una ensalada de tomates maduros con queso de cabra y rúcula. O, si a tus pequeños les gusta comer con los dedos, ofréceles sus verduras favoritas, como palitos de zanahoria, apio o jícama, rodajas de pepino, tomates cherry cortados por la mitad o «árboles» de brócoli. Las galletas de chocolate con avellanas son un postre divertido y desenfadado.