Receta de higos rellenos de queso azul
octubre 28, 2020 Por Ane Goñi Salaverri 0

Receta de higos rellenos de queso azul

Tiempo de preparación:

    • Total: 10 minutos
    • Preparación: 5 minutos
    • Cocinado: 5 minutos

Raciones: 12 higos s (3 a 4 Raciones)

Acerca de esta receta:

La mezclación del sabor dulce del  higo y el queso azul muy picante es  sorprendentemente perfecta. Es el típico caso  donde los opuestos se atraen como dos piezas de un rompecabezas. Nos gusta usar un queso azul más suave y cremoso como el gorgonzola dolce por la similitud de textura, pero cualquier queso azul funciona. Los más fuertes y desmenuzables también tienen un efecto divertido. Es una gran manera de aprovechar cualquier pequeño trozo de queso azul que pueda sobrar de una fiesta u otra receta.
 Ingredientes:

  • 12 higos
  • 1/4 de libra de queso azul (Gorgonzola, Roquefort, Stilton, o cualquier variedad)
  • Opcional: aceite de canola
  • Sal (a gusto)
  • Pimienta negra (a gusto)

Instrucciones paso a paso para esta receta de higos rellenos de queso azul:

Junta los ingredientes.

Corta una rodaja vertical en el lado de cada higo. Rellenar con media cucharadita de queso azul. Los higos más grandes, obviamente, pueden contener más queso; los más pequeños pueden contener menos.

Calienta una sartén grande a fuego medio-alto, rocia  o pintar los higos con un aceite de sabor neutro como la canola, y cocínalos en la sartén, dándoles la vuelta según sea necesario, hasta que estén ligeramente dorados por todos lados.

El queso se pone bueno y también se derrite un poco de esta manera.

Consejos.

Es mejor usar los higos cuando están muy maduros, un poco blandos en vez de firmes. Si tienes higos que no están listos, calíentalos ya que eso los ablandará y añadirá un poco de caramelo.

Prepara unos cuatro por persona. Puedes rellenar rápidamente los higos como aperitivo frío y servirlos de esa manera. O puedes calentarlos como aperitivo caliente.

Los higos pueden rellenarse y meter al frigo  varias horas antes.

Sabrán mejor a temperatura ambiente (no refrigerados), así que sácalos del refrigerador media hora antes de servir.

Acompáñalos con cava, champán o un vino blanco seco.