Categoría: Panes de levadura

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de pan tradicional italiano

El pan italiano tradicional es húmedo, tiene una corteza fina y crujiente, y funciona bien con cualquier comida. Si aún no has probado el pan italiano fresco, esta sencilla receta te ayudará a empezar. En el desayuno, este pan es perfecto para recoger la yema de huevo de su plato. Acompáñelo a la manera italiana con compota de frutas y un café oscuro con un chorrito de leche para empezar el día o sírvalo en el almuerzo o la cena junto con pasta o sopas. También funciona bien en un hoagie o incluso como base de pan de pizza. Cuando se corta en rodajas finas, se usa para hacer pequeñas tostadas francesas, o como base de entremeses cubiertos con pasta de membrillo y queso manchego, o con ricotta, miel y semillas de calabaza. El producto final son dos panes de buen tamaño para la semana.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de pan blanco a granel para cuatro panes

Esta receta de pan blanco es perfecta para familias grandes y horneado por lotes. La receta hace cuatro panes blancos que pueden ser embolsados y congelados para su uso posterior o los panes pueden ser preparados para grandes cenas de Acción de Gracias y Navidad. Consejos útiles para un mejor pan casero estilo panadería

Por Ane Goñi Salaverri

Pan de leche japonés

Me encanta el pan casero, pero ¿desearía poder disfrutar de ese sabor y textura suave y fresca del horno al día siguiente? No busques más allá de esta receta de pan de leche japonés, un pan blanco elástico y esponjoso que obtiene su textura característica de un entrante de roux llamado tangzhong. Al igual que para hacer la salsa, se bate la harina con el líquido (en este caso, una combinación de agua y leche) y se cocina en la estufa hasta que se espese en una mezcla parecida al pudín. Este esfuerzo de dos minutos para hacer el entrante le da al gluten de la harina una ventaja, considéralo como un calentamiento aeróbico para la masa de pan. Otro método característico utilizado en la fabricación del pan de leche japonés es la técnica de plegado. La masa probada se divide en cuatro trozos que se extienden, se doblan como una carta y se vuelven a extender. Es una técnica de laminación usada en la fabricación de croissants y hojaldres. Los trozos de masa enrollados se meten en un molde de pan. El pan terminado puede ser cortado en rodajas como un pan normal, o puedes separarlo en panes más pequeños para compartir. Nuestra receta utiliza un molde de 22 cm; para un pan más alto y majestuoso, utiliza un molde de 20cm. Cómo comprobar los fundamentos del pan y la fermentación

Por Ane Goñi Salaverri

Pan de escanda

Uno de esos “granos antiguos” de los que puede haber oído hablar, la escanda ha sido consumida por los seres humanos desde antes de que la agricultura fuera ampliamente practicada. Desde entonces, la escanda ha sido eclipsada por su primo, el trigo, que es más favorable a la industria. Aunque las proteínas de la escanda no se adaptan tanto a los rigores de la producción en masa, lo hacen muy bien en el entorno de microproducción de la cocina casera. Esa es una de las muchas razones por las que vale la pena hornear pan de escanda. Unas pocas técnicas simples ayudan a la escanda a ser lo mejor de sí misma. Esta receta utiliza un “poolish”, que es simplemente una forma de fermentar una porción de la harina antes de mezclar la masa final. Añade sabor y da a la masa más fuerza para atrapar el dióxido de carbono creado por la levadura. A continuación, mientras que el trigo generalmente se beneficia de una mezcla o amasado enérgico, la escanda es un poco más delicada, por lo que este método requiere un tiempo de mezcla corto, seguido de una serie de pliegues. El pan de escanda también tiende a secarse un poco más rápido que el pan de trigo, por lo que la hidratación de esta masa es un poco mayor para compensar. Doblar esta masa más húmeda puede ser complicado, así que si eres nuevo en el manejo de la masa de pan, quizás quieras ver algunos vídeos sobre el proceso de doblado de la masa. Finalmente, para lograr un buen resorte de horno y una corteza crujiente, recomendamos el método de horneado holandés. Poner la masa en una olla de hierro caliente puede ser un poco difícil. El método sugerido implica usar dos raspadores de masa para levantar la masa y colocarla dentro de la olla, pero si no se siente cómodo acercándose tanto a la tubería de hierro fundido caliente, tal vez podría usar guantes de horno, levantar la masa en un gran pedazo de pergamino, o hacer una cáscara de una tabla de cortar flexible. Siéntete libre de inventar tu propio camino, ¡sólo no te quemes! El pan de centeno danés es un buen alimento básico escandinavo

Por Ane Goñi Salaverri

Receta básica de brioche rico y mantecoso

Hornee un rico brioche de mantequilla para los invitados especiales o un fin de semana familiar. Este clásico pan francés, con su sabor ligeramente dulce y su tierna textura, hace un maravilloso pan de tostada o de sándwich; usa cualquier sobrante para las tostadas francesas o el pudín de pan. El largo proceso de amasado requiere una batidora de pie de gran potencia con un gancho de masa. Prepárese para los comienzos y las paradas con esta receta; la masa debe descansar y levantarse en diferentes momentos, con seis horas o hasta la noche en el refrigerador. El brioche à tête tradicional utiliza una sartén redonda acanalada con una bola de masa extra colocada en el centro, lo que resulta en un pequeño “tapón” en el pan decorativo. Pero también se puede hornear en un molde de pan normal o hacer un pan trenzado por el factor visual “wow”.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta casera de rollos Kaiser

Los crujientes panecillos Kaiser son una comida tradicional austriaca. Los rollos se hacen para parecerse a una corona usando un sello especial o haciendo un nudo con una cuerda de masa. Esta versión utiliza el método del nudo. Disfruta estos deliciosos rollos Kaiser con hamburguesas o una variedad de charcutería y quesos. ¡Hacen unos sándwiches fantásticos! Termina estos rollos con un lavado de huevos y semillas de sésamo, o déjalos lisos o cúbrelos con semillas de amapola.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de pan de nuez con arándanos y crujiente

No hay nada como disfrutar de un pan casero caliente directamente del horno, y cuando está tachonado de nueces y arándanos es aún mejor. Este delicioso y sustancioso pan es perfecto para sándwiches de pollo o pavo, y se tuesta fabulosamente al untarlo con mantequilla. Es absolutamente delicioso tal como está, pero siéntase libre de añadir un poco de cáscara de naranja para darle un poco más de sabor.

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de panecillos ingleses

¿Qué es lo mejor desde el pan de molde? ¡El pan de molde inglés! Imagina todo lo que te gusta de las clásicas magdalenas inglesas en forma de un pan fácil de cortar. Esta receta no sólo tiene la textura de los muffins ingleses, sino todos esos delicados recovecos que capturan la mantequilla caliente o la mermelada dulce esparcida sobre cada rebanada. La mejor parte es que la masa se junta rápidamente sin siquiera amasarla. Cuando se calienta el agua y la leche para la masa, es importante asegurarse de que la temperatura no sea demasiado caliente o demasiado fría. Entre 120 y 130 grados Fahrenheit es ideal para activar la levadura en esta receta. Intenta usar un termómetro de caramelos para controlar la temperatura en la cacerola. Además, la receta requiere 5 o 5 1/2 tazas de harina para tener en cuenta las variaciones de una cocina a otra. Comienza usando sólo 5 tazas y siéntete libre de añadir un poco más de harina si es necesario para lograr la consistencia deseada de una masa dura. Esta fácil receta de pan se convertirá en un alimento básico en su caja de pan. ¿Por qué no probar un giro único y casero al hacer los huevos benedictinos para el brunch de este fin de semana? La clásica salsa holandesa es imprescindible para los huevos a la benedictina

Por Ane Goñi Salaverri

Pan de Ciabatta

La ciabatta tiene la reputación de ser difícil de hacer, pero en realidad puede ser fácil cuando se siguen los pasos aquí. Cualquier esfuerzo vale la pena cuando rompes un trozo y lo cubres con un poco de aceite de oliva extra virgen, tomates frescos maduros, y el más mínimo rocío de sal marina. Te hará sentir como si estuvieras en Italia. La masa de la ciabatta es suave y pegajosa cuando se hace, así que le será más fácil usar una batidora de pie con un gancho de masa. Manejar la masa blanda es complicado pero no imposible si no tienes una batidora, pero siempre ten a mano un tazón de harina para espolvorear tus manos. ¿Listo para enfrentar otro pan italiano? Prueba la Focaccia casera