Categoría: Frutas y Vegetales Recetas

Por Ane Goñi Salaverri

Ensalada César a la parrilla

Los ingredientes clásicos de una ensalada César son lechuga romana, crutones crujientes, un aliño fuerte con sabor a ajo y mucho queso parmesano. La leyenda dice que un hombre llamado César Cardini la inventó mientras trabajaba en su restaurante, Caesar’s, en 1924. Sin embargo, hay miembros del personal que trabajaban allí en aquella época que se atribuyen el mérito de haberla creado. En cualquier caso, la ensalada ha seguido siendo inmensamente popular durante casi un siglo. Un escándalo aún mayor de la ensalada es el hecho de que, aunque pensamos que el aderezo César contiene anchoas, la hija de Cardini afirma que el aderezo original no las contenía, y que en su lugar obtenía su sabor de la salsa Worcestershire infundida con anchoas. Lo que sí es cierto es que la ensalada original no contenía lechuga asada, pero esta actualización moderna añade un toque de sabor ahumado que combina maravillosamente con el aliño de ajo. Tanto si crees que la verdadera César requiere anchoas y un huevo crudo como si no, esta receta prescinde de ambos en favor de ingredientes más familiares que la mayoría de la gente suele tener en la cocina. La mayonesa sustituye las propiedades de emulsión cremosa del huevo crudo y la salsa Worcestershire proporciona el sabor salado que asociamos con el aderezo César. Hay muchas formas de personalizar una ensalada César. Añade bacon para darle un toque extra salado y crujiente o, ya que estás asando la lechuga romana, añade un poco de pollo a la parrilla para conseguir un plato más contundente, perfecto para el almuerzo. Cómo hacer la mayonesa

Por Ane Goñi Salaverri

Batido de piña dulce y tropical

Los batidos de piña son frescos y refrescantes en cualquier época del año, pero especialmente en los calurosos meses de verano. Esta receta súper sencilla rebosa de sabor gracias a la fruta tropical. El plátano añade un poco de dulzura sin quitarle protagonismo a la piña. Sin embargo, si quieres mezclar las cosas, prueba estas dos variaciones igualmente refrescantes: Batido de piña y frambuesa o Batido de piña y coco. La piña en sí no sólo es deliciosa, sino que también es buena para ti: la fruta tiene pocas calorías y está repleta de nutrientes como la vitamina C, los antioxidantes y el manganeso. La piña también puede ayudar a la digestión, ya que contiene una enzima digestiva llamada bromelina que ayuda a descomponer las moléculas de las proteínas. Incluso puede ayudar a tu sistema inmunitario y suprimir la inflamación. No hay mejor manera de aprovechar todos los beneficios de la piña para la salud que disfrutando de la fruta en un delicioso y fácil batido.

Por Ane Goñi Salaverri

Panecillo abierto de tomate y queso crema

Cuando piensas en sándwiches de panecillos abiertos, probablemente te venga a la mente el salmón ahumado o el lox. Ahora toma esa imagen mental y mantén toda su deliciosidad, pero cambia el salmón ahumado por rodajas de tomate fresco y agrega semillas de bagel para ayudar a hacer este sándwich abierto aún más al siguiente nivel. El queso crema está muy bien tal cual, pero si te sientes un poco más aventurero, añade un poco de pepino picado y menta fresca. Incluso podrías añadir un poco de pavo por encima para obtener un poco más de proteínas. ¡Las posibilidades de elaboración son infinitas!

Por Ane Goñi Salaverri

Corazones de Nutella y Frambuesa

Los corazones de hojaldre de frambuesa y Nutella son un adorable y sencillo desayuno de San Valentín. Somos partidarios de celebrar el amor en el Día de San Valentín, y creemos que no hay mejor manera de empezar el día que con un desayuno con temática de corazón. Estos dulces corazoncitos están cargados con la crema de chocolate favorita de todos, ¡Nutella! Unas cuantas frambuesas le dan a la masa un buen toque ácido. Además, también quedan súper bonitos con una capa de Nutella. Suponemos que, ya que hay fruta en esta receta, debería estar libre de culpa, porque la fruta hace que todo sea saludable, ¿verdad? Entre el sabor y la textura del hojaldre, junto con su facilidad de uso cuando se utiliza uno comprado y congelado, esta receta no hace más que acumular puntos de brownie. Aunque el hojaldre tarda un poco en descongelarse (dependiendo del calor que haga en tu casa, puede tardar entre 20 minutos y una hora), creemos que es una opción para demostrarle a tu chica que te importa.

Por Ane Goñi Salaverri

Ensalada de coliflor asada con receta de granada

En cuanto llega el invierno, muchos cocineros abandonan las ensaladas y se dirigen directamente a los guisos calientes y abundantes. Nosotros recomendamos seguir haciendo ensaladas, pero cambiando la táctica. En lugar de lechuga y pepino crujientes y fríos, utilice verduras calientes y asadas para conseguir el acompañamiento perfecto para el clima frío. Los ramilletes de coliflor se vuelven rápidamente crujientes, tiernos y ligeramente carbonizados en un horno caliente. Los granos de granada frescos aportan una acidez refrescante y una textura ágil, mientras que la cebolla roja añade un agradable toque picante. Los pistachos aportan un crujiente sabor a nuez, y el perejil fresco y el limón mantienen la ligereza de la ensalada. El hecho de que sea invierno no significa que sus platos no puedan tener un sabor fresco y brillante. Si quieres reforzar tu plato, puedes servirlo con pollo asado o con un filete. (¡Juego de palabras!)

Por Ane Goñi Salaverri

Receta de calabaza de chayote salteada

La calabaza chayote, con forma de pera, es originaria del centro de México. La calabaza, también conocida como mirlitón, se ha cultivado y utilizado en la cocina de Luisiana desde mediados del siglo XIX. Aunque no goza de la popularidad que tienen el calabacín, la calabaza y otras calabazas más conocidas, ofrece muchos beneficios para la salud. La calabaza chayote es baja en calorías y carbohidratos y rica en fibra, vitamina C y muchos minerales. Tres onzas y media de chayote crudo contienen 19 calorías, 4,51 gramos de hidratos de carbono, 2 gramos de fibra dietética y 1 gramo de proteínas. El suave sabor del chayote se compara a veces con el de un pepino o un calabacín, y puede comerse crudo o cocinado. La textura firme y crujiente del chayote y el hecho de que absorba los sabores lo convierten en una excelente opción para los salteados y las ensaladas. Su firmeza también lo hace ideal para espiralizarlo. Este chayote salteado es una guarnición fabulosa que combina con casi cualquier proteína principal. Sírvelo con pescado o marisco, carne o aves, o sírvelo como plato vegetariano. Una combinación de mantequilla, chalotas y ajo aprovecha la capacidad de esta calabaza para tomar sabores. Siéntase libre de terminar el plato con una guarnición de hierbas frescas, queso parmesano o tocino crujiente desmenuzado. Esta calabacita única está destinada a convertirse en una de las favoritas. Fideos de calabaza de verano en espiral con ajo y albahaca en 15 minutos

Por Ane Goñi Salaverri

Cómo congelar pimientos frescos

Cuando los pimientos frescos están en temporada, son bastante baratos. Y si tienes un jardín, son fáciles de cultivar y producen una docena o más de pimientos por planta. Con una gran cantidad de pimientos dulces o picantes, tiene sentido congelar algunos para utilizarlos durante el invierno. Algunas recetas aconsejan escaldar los pimientos antes de congelarlos, pero este método simplemente pica y congela las verduras para un proceso más rápido. Magníficos en ensaladas, salsas y guisos, o como parte de una tortilla o quiche, los pimientos dulces y picantes añaden una tonelada de sabor a muchas recetas. Aunque los pimientos congelados no pierden sabor, no estarán tan crujientes una vez descongelados y es mejor utilizarlos para recetas cocinadas. Sin embargo, si la falta de crujiente no te molesta, están perfectamente bien para usarlos sin cocinar en ensaladas y envoltorios. Si vas a congelar pimientos picantes, mantén el aceite alejado de la cara y los ojos y usa guantes desechables.