noviembre 28, 2020 Por Ane Goñi Salaverri 0

Curiosidades sobre el turrón.

El turrón es un tradicional y antiguo dulce de origen moro (árabe). Ha sido un alimento popular durante siglos, incluso fuera de las fronteras de España. Se dice que los moros inventaron el turrón hace más de 500 años en Jijona, un pequeño pueblo a unos 30 millas al norte de Alicante.
La economía de Jijona todavía se centra en la producción de turrón, e incluso hay un museo del turrón que hace una crónica del proceso y la historia del dulce. Además, se encuentra dentro de la fábrica que hace tanto la marca “El Lobo” como la “1880” de turrón. Si se visita el museo desde mediados de junio a mediados de diciembre, se puede observar la producción de turrones desde un balcón en lo alto de la fábrica.

Tipos de Turrón


Hay dos tipos de turrón tradicionales y básicos: el Jijona suave o turrón blando, que es tan suave que tiene la consistencia de la mantequilla de cacahuete, y el Alicante duro o turrón duro, que es como un caramelo de turrón de almendra grueso, similar a la textura del turrón de cacahuete.
El turrón se hace con miel, y las flores silvestres que florecen en las laderas de las montañas alrededor de la ciudad de Jijona son alimento para las abejas que lo producen. La miel, junto con las almendras de las huertas cercanas forma un delicioso turrón en las manos de los confiteros artesanos, llamados turroneros. En 1939 se creó una Denominación de Origen para el turrón de Jijona, y en 1991 se revisó el reglamento de la denominación.


Turrón de Alicante y Jijona


El alicante o turrón duro se hace tostando, luego cortando las almendras y mezclándolas con miel. La mezcla se hierve a fuego lento y se remueve constantemente con grandes cucharas de madera. Se añaden claras de huevo para ligar la mezcla, y se enfría. Una vez enfriada, se corta en trozos que se asemejan a ladrillos, se envuelve en una oblea fina de papel, se sella en plástico y se empaqueta.
El jijona o turrón blando requiere más trabajo. Una vez que el turrón duro se enfría, los bloques se muelen con aceite de almendra para formar una pasta pegajosa. Luego, se recalienta y se bate durante horas hasta que se forma una mezcla suave y uniforme. Luego se agrega clara de huevo como aglutinante y se enfría en recipientes metálicos cuadrados para ser cortado en rodajas gruesas y empacado en plástico.
El mundo del turrón es mucho más grande que el de Alicante y Jijona. Hay tantos sabores diferentes de turrón que es difícil de conservar. Por ejemplo, las nuevas variedades incluyen yema o yema de huevo, praliné, chocolate, ¡e incluso kiwi!

Cualidades del turrón

Las regulaciones controlan estrictamente si un turrón puede ser etiquetado con “Suprema” o “Extra”. La mejor calidad es “Suprema” y para llevar esa etiqueta, el turrón blando debe contener al menos un 60% de almendras y el duro, un 64% de almendras. Después de eso, hay “Extra”, “Estándar” y “Popular”. La mayoría de las fábricas sólo producen turrón “Supremo” o “Extra”. La típica ama de casa española buscará esas palabras en la etiqueta del paquete cuando vaya al supermercado a comprar para su cena de Navidad. El turrón de chocolate merece una descripción un poco más amplia, no sólo porque es delicioso, sino porque también tiene cualidades como “Extrafino”, “Fino” y “Popular”, dependiendo del porcentaje de cacao y leche que contenga. Está hecho a base de manteca de cacao, extraída de los granos de cacao. Parte del turrón de chocolate también tiene frutos secos y nueces mezclados en el centro.

Recetas de turrón: