Cazuela británica de pechuga cocinada a fuego lento
marzo 8, 2021 Por Ane Goñi Salaverri 0

Cazuela británica de pechuga cocinada a fuego lento

Tiempo de preparación:

  • Total: 4 hrs 15 minutos
  • Preparación: 15 minutos
  • Cocinado: 4 hrs Raciones: 4 Raciones

Acerca de esta receta:

La pechuga es un corte de ternera infravalorado que se obtiene a lo largo de la zona del pecho, justo debajo de la paleta del animal. La posición de la pechuga hace que sea una pieza de carne bastante firme, una textura que se beneficia de una cocción larga y lenta. También hace que sea un corte más barato, por lo que es perfecto para las comidas familiares o cuando se tiene que alimentar a un gran número de personas. La pechuga puede cocinarse al horno, escalfarse o asarse en una olla o cortarse en trozos para un guiso, aunque para mí siempre es mejor cocinada entera. Esta receta de pechuga cocinada a fuego lento mantiene la pechuga deshuesada entera y cocinada con verduras de invierno y caldo de carne, lo que da como resultado no sólo una carne tierna, sino también una rica y sabrosa salsa oscura. Es una buena alternativa al asado de los domingos, servido con budines Yorkshire y puré de patatas. Para una cena entre semana, se puede servir con fideos o pasta.
 Ingredientes:

4 cucharadas de aceite vegetal 1,5 k de pechuga deshuesada y enrollada 4 zanahorias grandes (lavadas, peladas y cortadas en trozos) 2 cebollas amarillas grandes (peladas y cortadas en 8 trozos) 2 ramas de apio (lavadas y cortadas en trozos) 3/4 de taza/175 ml de vino tinto decente 2 cucharadas de harina normal/de uso general 4 dientes de ajo (pelados) 1 litro de caldo de carne oscuro 2 hojas de laurel Un puñado pequeño de hojas de perejil de hoja plana picadas 2 oz. /55 g de champiñones blancos en rodajas

Instrucciones paso a paso para esta receta de Cazuela británica de pechuga cocinada a fuego lento

Reúne los ingredientes. Precalienta el horno a 160 ºC/160 C/3 Gas. Coloca una cazuela grande apta para el horno a fuego medio. Añade el aceite y caliéntalo hasta que esté caliente pero no se queme. Sofríe la falda en el aceite caliente dándole vueltas hasta que todos los lados se hayan sellado y estén ligeramente dorados. Retira la falda y reserva un lado. Añade las zanahorias, las cebollas y el apio a una cazuela y remueve, cocina durante 2 ó 3 minutos. Sube el fuego y, una vez caliente, añade el vino tinto. Removiendo constantemente, cocina hasta que el vino se reduzca a un glaseado. Baja el fuego, espolvorea la harina y remueve. Cocina durante 2 minutos. Aplasta ligeramente el ajo con el dorso de un cuchillo y añádelo a la cazuela. Añade la falda, el caldo de carne y las hojas de laurel. Lleva a ebullición removiendo constantemente. Una vez que haya hervido, tapa la cazuela y métela en el horno precalentado. Cocina durante 15 minutos y luego reduce a 275 F/135 C/Gas 1. Cocina durante 3,5 a 4 horas o hasta que la falda esté bien cocida y tierna. Comprueba de vez en cuando que la salsa no se está secando. Baja la temperatura y añade un poco de agua hirviendo si se reduce demasiado rápido. Saca la cazuela del horno, pon la falda en una tabla de trinchar y cúbrela con papel de aluminio para mantenerla caliente. Añade el perejil y las setas a la cazuela. Sube el fuego y lleva la salsa a ebullición, reduce a fuego lento y cocina durante 5 minutos. Prueba y ajusta la sazón con sal y pimienta negra recién molida. Corta la falda en trozos, se romperá un poco pero no te preocupes demasiado, es la naturaleza de la falda. Sírvela con puré de patatas cremoso y verduras frescas de temporada.